Sobre la equivalencia terapéutica y los nuevos anticoagulantes orales